Egipto despierta al explorador que todos llevamos dentro. 


Con sus tumbas cubiertas de arena, austeras pirámides y majestuosos templos faraónicos, Egipto despierta al explorador que todos llevamos dentro. El viajero puede visitar el Valle de los Reyes en Luxor, donde se descubrió la tumba de Tutankamón, y ver los rutilantes hallazgos en el Museo Egipcio de El Cairo, bajar de un barco y visitar un templo a orillas del Nilo, o adentrarse en el desierto y buscar las huellas de los puestos de avanzada romanos.


En este país de Oriente Medio, los alojamientos son buenos y se habla algo de inglés en todas partes. Además, si el viajero se mete en un lío, seguramente habrá un egipcio que le ayude a salir, aunque también habrá otro que quiera venderle un papiro o un perfume, realidad innegable del viaje. Aun así, los vendedores de recuerdos son una molestia mínima comparados con la oportunidad de conocer a uno de los pueblos más generosos del mundo.





Nuestros Partners

Contamos con las mejores alianzas comerciales para brindarte el mejor servicio.