Acogedora y festiva, culta e histórica, Tailandia ofrece mil atractivos, desde llamativos templos y playas tropicales hasta la siempre reconfortante sonrisa de su gente.


Con su largo litoral (en verdad dos) y unas islas de corazón selvático fondeadas entre aguas azul celeste, Tailandia es la escapada tropical ideal tanto para los hedonistas como para los eremitas, tanto para los príncipes como para los mendigos. Su oferta lúdica es realmente variada: surf en Ko Lipe, tiburones ballena en Ko Tao, acantilados en Krabi, kiteboard en Hua Hin, fiesta en Ko Phi-Phi, spas en Ko Samui y ambiente playero por doquier.

Los relucientes templos y budas dorados enmarcan tanto los entornos rústicos como los modernos. Las ancestrales higueras de Bengala se visten ceremoniosamente con telas sagradas para honrar a los espíritus residentes, pequeños altares adornan y protegen desde los hogares más humildes hasta los grandes centros comerciales, y las guirnaldas en los salpicaderos de los vehículos salvaguardan a sus ocupantes de los accidentes de tráfico. Luego están los retiros de meditación de Chiang Mai, las fiestas religiosas del noreste, las cuevas-santuario de Kanchanaburi y Phetchaburi, y los templos cimeros del norte. Durante la estación de lluvias, el noreste (normalmente árido) deslumbra con los tonos esmeralda de los tiernos brotes del arroz que alfombran el territorio.





Nuestros Partners

Contamos con las mejores alianzas comerciales para brindarte el mejor servicio.